Edición on-line
inicio     buscar artículo     política de privacidad     créditos     contactar
 
 
 
 
en este número
Relación de contenidos
   
 
  Acceda a los artículos publicados en el último número a través de este menú.
EDITORIAL
INICIO DEL PLAN DE ORDENACIÓN
CABAÑEROS/VALLE DE ALCUDIA
CONSERVACIÓN DEL CERNÍCALO
RUTAS Y SENDEROS
ASPECTOS MEDIOAMBIENTALES
BREVES
 
 
buscar en este número
Buscador avanzado
 
Buscar palabras o frases o autores solo en este número de revista.
  buscar  
 
 
artículos más vistos
Artículos más visitados
 
  Acceda a los artículos más vistos de todos los números publicados.
PARQUES Y JARDINES URBANOS
Revista número: 16
Autor: Pedro M. López Medina
EDITORIAL
Revista número: 25
EL PITÓN VOLCÁNICO DE CANCARIX
Revista número: 21
Autor: Mª Elena Gómez Sánchez
 
 
  GESTIÓN FORESTAL
 
 
Versión imprimible   Enviar a un amigo
Introduccion y normativa aplicable
 
 
Forestación con pino carrasco
En el año 1992 arranca el Programa de Forestación de Tierras Agrícolas, como una de las Medidas de Acompañamiento de la Política Agraria Comunitaria, regulada por el Reglamento Comunitario 2080/92, de ayudas a medidas forestales en la agricultura.

Partiendo de este punto, el Estado español publicó su normativa de aplicación a través de los Reales Decretos 378/93 y 6/2001 de ayudas a la forestación de tierras agrícolas. Por su parte, en Castilla La Mancha, esta importante línea de ayudas se reguló mediante las órdenes de 24/11/94 y de 31/01/2001, y más recientemente mediante la Orden de 15-05-2008, de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural por la que se regulan las ayudas para fomentar la primera forestación de tierras agrícolas. (D.O.C.M. nº 105 de 22-05-2008), que es la actualmente en vigor.

A lo largo de estos años, la repercusión de este Programa de Forestación de Tierras Agrarias en la provincia de Albacete es palpable, con más de 27.000 has forestadas desde el origen del programa hasta la actualidad.
Evolucion de la superficie forestada
 
En la provincia de Albacete se han forestado 26.743 has, fundamentalmente terrenos marginales o de baja productividad. Esta cifra supone cerca del 3 % de la superficie agrícola de la provincia, mientras que en Castilla La Mancha la superficie forestada ha sido de 116.890 has. Y a nivel nacional se han reforestado 684.847 has de terrenos agrícolas.

AÑO
HAS
1994
1792
1995
3240
1996
3174
1997
2269
1998
3723
1999
2615
2000
2309
2001
368
2002
760
2003
1054
2004
1248
2005
764
2006
1339
2007
2088
TOTAL
26743
Distribucion de las forestaciones por municipios
 
En el mapa que se presenta a continuación se observan con mayor intensidad de color verde los términos municipales donde más se ha forestado, y que por orden decreciente son Hellín, Villarrobledo, Albacete, Lezuza, Almansa, Bonete, Chinchilla de Montearagón y Elche de la Sierra. En Fuente Álamo, es notable la actividad repobladora, incluso en años anteriores al comienzo del programa, con más 2.600 has forestadas.

  
  
 
  
  
 
+ Info
Distribucion de las forestaciones por municipios

Los terrenos forestados son en su mayor parte tierras arables (cultivos herbáceos) de baja rentabilidad. La superficie mínima por expediente de ayuda es de una hectárea y la máxima de 430, obteniéndose una media de superficie forestada por expediente de ayuda de 14,56 hectáreas. La densidad media empleada en las forestaciones ha sido de 850 plantas por hectárea para las mezclas de pino con encina.

Las zonas con mayores superficies forestadas corresponden con Campos de Hellín, La Mancha y La Manchuela, mientras que en la sierra, donde predominan los terrenos de monte, la forestación de terrenos agrícolas ha tenido una menor incidencia.
Especies arbóreas más empleadas
 
 
Las superficies que habitualmente se destinan a este programa suelen ser terrenos pobres o de fertilidad reducida a consecuencia de una explotación agrícola abusiva. Este es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de seleccionar las especies y condiciones a utilizar en la forestación. Por otro lado, uno de los objetivos plasmados en las condiciones de forestación contempladas en la anteriormente mencionada Orden de 15-05-2008, es el de la recuperación de la cubierta vegetal autóctona, lo que también supone un importante condicionante a la hora de elegir las especies a utilizar.

Teniendo todo esto en cuenta, y en consonancia con el marcado carácter mediterráneo de la mayor parte de la provincia de Albacete, la masa mezclada más comúnmente empleada es la de pino carrasco con encina, en las proporciones siguientes: 60% de pino; 20 % de encina y un 20% de especies acompañantes arbustivas y de matorral autóctono.

Se indican a continuación las principales especies que se han empleado para forestar en las distintas comarcas de la provincia:

COMARCAS
ESPECIES ARBOREAS
ALTIPLANO DE ALMANSA
Pino carrasco y encina (Quercus ilex)
CAMPO DE MONTIEL
Sabina (Juniperus thurifera) y encina
MANCHA CAMPOS DE HELLIN
Pino carrasco (Pinus halepensis), acebuche,encina (Quercus ilex)
MANCHUELA
Pino carrasco, pino piñonero (Pinus pinea), y encina
SIERRA DE ALCARAZ SIERRA DEL SEGURA
Pino carrasco, pino negral (Pinus pinaster), encina, nogal híbrido, (Juglans regia e hídridos), chopo (Populus nigra) y quejigo (Quercus faginea)
Garantías para la integracion ambiental de las forestaciones
 
Forestación respetando almendros preexistentes y siguiendo curvas de nivel.
 
Antes de proceder a la elección de especie y al método de preparación del terreno, tiene lugar una inspección previa de la superficie que se va a repoblar realizada por los agentes medioambientales de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, con objeto de informar sobre las características climáticas, edáficas, topográficas, de flora, de fauna y de usos del suelo que hay en ese terreno.

Tras pasar otro filtro técnico donde se determinan las especies forestales a emplear, la densidad de la forestación, la calidad de la planta exigida y la necesidad de poner o no protectores, se somete el proyecto de forestación a informe sobre posibles afecciones a Espacios Naturales Protegidos.

Después, se realiza siempre consulta sobre Evaluación de Impacto Ambiental, aprobándose el expediente en caso de que este proceso resulte positivo y con todas las garantías para la integración medioambiental de la forestación de tierras agrícolas.

En lo que se refiere a su origen, las plantas que se emplean para forestar proceden de viveros forestales registrados y sus semillas son de regiones de procedencia acordes con la zona donde se forestará, cumpliendo la normativa nacional y autonómica al respecto.

Por último, y antes de proceder al pago de la ayuda, se inspeccionan técnicamente el 100% de los expedientes para verificar la correcta realización de los trabajos de forestación o, en su caso, de mantenimiento.
Externalidades producidas por la forestacion
 
La forestación de tierras agrarias, como instrumento de mejora de la sostenibilidad del medio rural, genera en éste una serie de externalidades positivas de gran importancia:

Medioambientales

  1. REGULACION DE CAUDALES Y AUMENTO DE LA INFILTRACION:
    Las cubiertas vegetales favorecen la infiltración en el suelo del agua de lluvia a través de la estructura más permeable que crean las raíces en la tierra, colaborando a la recarga de los acuíferos subterráneos de reserva de agua.


  2. FRENO DE LA EROSION PARA LA CONSERVACIÓN DE SUELOS:
    En los trabajos de preparación del terreno previos a la forestación se trabaja siguiendo curvas de nivel para evitar la pérdida de suelo por escorrentía superficial.
    Las raíces de los árboles con su “efecto red” sujetan el suelo evitando que sea erosionado.


  3. INCREMENTO DE LA BIODIVERSIDAD
    Para favorecer la biodiversidad, se han introducido, entre las especies arbóreas de la forestación, otras especies de matorral acompañantes como son la coscoja (Quercus coccifera), el romero (Rosmarinus officinalis), la retama (Retama spp), el espino negro (Rhamnus licyoides), el acebuche (Olea europaea subs. sylvestris) o el enebro (Juniperus oxycedrus) según los parámetros ecológicos de cada zona.
    Además, el programa prima económicamente las mezclas de especies frente a las forestaciones monoespecíficas.
    En todo caso, para la elección de especie, se tiene en cuenta la vegetación forestal que hay en los alrededores y la catena sucesional natural del profesor Rivas Martínez.


  4. LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO
    Las forestaciones contribuyen a la captura de dióxido de carbono, uno de los principales gases causantes del calentamiento global del planeta. La cifra de 78 Tm / ha de dióxido de carbono fijado para la “hectárea tipo” de forestación nos situaría en aproximadamente 2 millones de toneladas de dióxido de carbono fijadas por las 26.000 has forestadas.


  5. DIVERSIFICACION DEL PAISAJE RURAL MEDIANTE LA RECUPERACION DE ENCLAVES FORESTALES EN ZONAS AGRICOLAS.
    No hay más que darse un recorrido por las carreteras de la provincia de Albacete para poder comprobar la aportación positiva que la forestación de tierras agrícolas ha tenido en su paisaje. Bosquetes de pinos y encinas aparecen salpicados por un territorio antes dominado únicamente por extensiones monocromáticas de cultivos de cereales en zonas marginales o de eriales a pastos. Aquí, aportan su nota de color y contribuyen de manera decisiva a enriquecer el conjunto paisajístico, creando un efecto mosaico sobre la monotonía de las tierras agrícolas.
    Estamos por tanto ante un programa que no pasa inadvertido en el campo y que “se nota” en el territorio, siendo testigos vivos del mismo los árboles forestales plantados por los agricultores.


  6. REFUGIO Y ALIMENTO PARA FAUNA
    El empleo de especies arbustivas y de matorral acompañantes de la forestación supone una oportunidad de variar la dieta y de cobijarse para la fauna silvestre de la zona. Las perdices (Alectoris rufa) nidifican en las forestaciones y los conejos (Oryctolagus cuniculus) hacen sus madrigueras con facilidad en estos terrenos removidos. Incluso las avutardas (Otis tarda), aves esteparias que requieren espacios llanos y abiertos, pasan parte de su tiempo cobijadas en las forestaciones donde encuentran mayor tranquilidad.
Económicas y sociales

  1. EMPLEO
    Más del 60 % del importe destinado a la forestación de tierras agrícolas en Albacete en labores de establecimiento y de mantenimiento, se dedica a mano de obra rural, lo que ha supuesto más de 156.000 jornales para el campo albaceteño. Así se facilita la generación de condiciones socioeconómicas que eviten el desarraigo de las comunidades rurales, favoreciendo su progreso.


  2. RENTA ALTERNATIVA PARA LOS AGRICULTORES:
    La forestación de tierras agrícolas es una alternativa atractiva para el agricultor, sobre todo en terrenos marginales o con baja productividad. Aún así, las inversiones en materia forestal hay que planteárselas a medio-largo plazo, para los hijos o para los nietos, con la sana intención de dejar un medioambiente en mejores condiciones del que nos hemos encontrado.


  3. DIVERSIFICACION DE LA PRODUCCION
    La madera, la leña y la biomasa en general son un recurso natural renovable, que se necesita para la industria de transformación y para la generación de energías limpias, cuyo futuro de mercado está asegurado.


  4. PAGOS EFECTUADOS
    Los agricultores vienen percibiendo tres tipos de ayudas para la forestación de sus tierras. Se indican los valores medios de las mismas:

    • Costes de establecimiento: 1.550 euros/ha el primer año, para los gastos de preparación del terreno, compra de planta, protectores y plantación.


    • Prima de mantenimiento: 210 euros/ha y año durante 5 años, para reposición de marras, binas y escardas.


    • Prima compensatoria: 220 euros /ha y año durante 20 años, para compensar la pérdida la pérdida de ingresos por el cambio de uso agrícola a forestal.
      La suma de las ayudas percibidas por los 1.759 solicitantes (de los que un 30% son Agricultores a Título Principal), que se han beneficiado del Programa de Forestación de Tierras Agrícolas, desde su origen hasta el año 2007 supera los 62 millones de euros en la provincia de Albacete.
      Este programa es cofinanciado por el FEOGA (65%), el MAPA (17,5 %), y CASTILLA LA MANCHA (17,5%)
Agentes del programa
 
Los principales motores en el territorio de la forestación de tierras agrícolas han sido los técnicos y agentes medioambientales de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, las organizaciones agrarias, las empresas forestales y por supuesto los agricultores. Sin la colaboración de todos ellos actuando conjuntamente, no hubiese sido posible la consolidación de las más de 26.000 has de nuevos terrenos forestales en nuestra provincia de Albacete.
El futuro del programa:
 
La mencionada anteriormente Orden de 15-05-2008, de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural por la que se regulan las ayudas para fomentar la primera forestación de tierras agrícolas, constituye en nuestra región el marco regulador de estas ayudas hasta el año 2013, mediante la aplicación del Fondo Europeo Agrícola de Ayuda al Desarrollo Rural (FEADER).

Con este fondo, está garantizada la continuidad del Programa de Forestación de Tierras Agrícolas, a través del Programa de Desarrollo Rural (PDR) y del Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de Castilla La Mancha, con importantes beneficios medioambientales, económicos y sociales para Castilla La Mancha.
Agradecimientos
 
A Antonio Molina, Juan Pedro García y Miguel Fajardo, por su apoyo y por sus fotografías.
Francisco Javier Carmona García
Jefe de Servicio de Desarrollo Rural
Delegación de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Albacete
  subir  
 
       
©2008. Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural.
Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha