Edición on-line
inicio     buscar artículo     política de privacidad     créditos     contactar
 
 
 
 
en este número
Relación de contenidos
   
 
  Acceda a los artículos publicados en el último número a través de este menú.
EDITORIAL
UNIDAD DE DETECCIÓN DE VENENOS
75 ANIVERSARIO LAGUNAS DE RUIDERA
CENTROS INTERPRETACIÓN ALTO TAJO
REGLAMENTO EMAS
BREVES
 
 
buscar en este número
Buscador avanzado
 
Buscar palabras o frases o autores solo en este número de revista.
  buscar  
 
 
artículos más vistos
Artículos más visitados
 
  Acceda a los artículos más vistos de todos los números publicados.
PARQUES Y JARDINES URBANOS
Revista número: 16
Autor: Pedro M. López Medina
EDITORIAL
Revista número: 25
EL PITÓN VOLCÁNICO DE CANCARIX
Revista número: 21
Autor: Mª Elena Gómez Sánchez
 
 
  EDUCACIÓN AMBIENTAL
 
 
Versión imprimible   Enviar a un amigo
“Dehesa de Corduente”: arquitectura de vanguardia al servicio de la interpretación ambiental
 

 
El primero de ellos, el Centro de Interpretación “Dehesa de Corduente”, fue inaugurado en junio de 2006 por el Presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Este Centro se encuentra situado en el sector norte del Parque Natural, a 2 km de Corduente en la carretera que une esta localidad con Zaorejas, distando unos 10 km de la localidad de Molina de Aragón. Es el Centro principal del Parque Natural y tiene como principal misión la de acercar al público al rico patrimonio natural y cultural de este espacio natural protegido, divulgando e interpretando los valores del Parque en sus diversos aspectos (geología, fauna, flora y vegetación, paisaje, usos tradicionales, patrimonio etnográfico y cultural, etc.).

 
Con una superficie total de 1.200 m2 construidos y 750 m2 útiles, se trata de un centro de arquitectura vanguardista, que emplea como principales materiales la madera laminada, el vidrio y la piedra caliza abujardada, buscando su integración con el entorno arbolado previamente existente. El edificio consta de dos plantas: la planta alta está cerrada, mientras que la planta baja es abierta en su mayor parte, contando con jardineras y pequeños estanques por los que discurre el agua. Ambas plantas son utilizadas como espacio expositivo.
La exposición ha sido diseñada para que el Centro cumpla una triple función:

 
En primer lugar, la interpretación y divulgación de las características y valores naturales del Parque, así como de los procesos ecológicos que en él se desarrollan. Así, en el recorrido por sus salas el visitante podrá descubrir la gran variedad de ambientes, paisajes y formas existentes en el Alto Tajo y algunos de los seres singulares que han hecho de este rincón de la Península Ibérica su hogar. Además de los aspectos naturales, también encontrará información sobre cómo los seres humanos han aprovechado los recursos que el medio les ha brindado, así como algunas muestras de su historia, su arte y su cultura.
 
En segundo lugar, la de información al visitante sobre los servicios y recursos que el Parque le ofrece, como son las diversas instalaciones recreativas e infraestructuras de uso público, rutas generales de visita, rutas geológicas y etnográficas, posibilidades para la práctica de deportes y actividades de ocio en el medio natural, etc.

En tercer lugar, la de permitir el desarrollo de actividades de educación ambiental orientadas a escolares y otros colectivos.

 
En cuanto a la primera de estas funciones (interpretación y divulgación), el diseño de la exposición se ha planteado como un recorrido por las diversas unidades ambientales o modelos paisajísticos más representativos del Parque Natural: los cursos de agua, los bosques, los espacios abiertos y la red de hoces y cañones, dedicando también un espacio a mostrar los aspectos etnográficos y culturales más significativos. A fin de hacer la visita más amena y enriquecedora, la exposición cuenta con una amplia variedad de medios expositivos (paneles, maquetas, expositores, audiovisuales, etc.).
 
Así, en la primera planta, el recorrido se inicia en el espacio dedicado a los cursos de agua y los medios acuáticos (ríos, humedales, etc.), contando con paneles interpretativos, una maqueta del modelado kárstico, un diorama del bosque de ribera y fauna asociada a este medio y una maqueta del corte esquemático de una hoz fluvial que explica la distribución de la vegetación en las laderas de la hoz en función de su orientación y de la proximidad al río.

La siguiente sala está dedicada a los bosques y a la flora amenazada, contando con paneles interpretativos que explican la variedad de tipos de bosques existentes en el Parque, un audiovisual de fauna asociada a estas masas boscosas y dos interactivos sobre las rapaces forestales del Alto Tajo y sobre la flora amenazada del Parque Natural, así como expositores con muestras y rastros de especies de fauna forestal y un gran diorama del pinar y su fauna asociada.

Un tercer espacio en esta planta está dedicado a los espacios abiertos (cultivos, matorral de paramera, arbustedas espinosas, etc.), con paneles interpretativos dedicados a la vegetación y fauna de esta unidad ambiental, así como a los hábitat singulares, como son las turberas y los saladares.

 
El recorrido de la planta alta termina en la sala de audiovisuales, en que se proyecta un audiovisual sobre el Parque Natural, de 14 minutos de duración. Esta sala ha sido equipada para permitir su uso polivalente para la celebración de reuniones, charlas, seminarios, etc.

Ya en la planta baja, la visita continúa en el espacio dedicado a las hoces y roquedos y a la geología, que cuenta con paneles interpretativos, un gran diorama del roquedo y la avifauna rupícola, una columna estratigráfica con los diversos tipos de rocas que podemos encontrar en el Alto Tajo, un espacio dedicado a los minerales y fósiles del Parque Natural, y paneles dedicados a su diversidad geológica.

 
Finalmente, la planta baja cuenta con un espacio dedicado a los usos tradicionales y el patrimonio histórico-artístico del Parque Natural.

El apartado de información al visitante se desarrolla en el espacio central de la planta baja, que cuenta con una maqueta de grandes dimensiones del relieve del Parque Natural y con paneles que muestran mapas de las instalaciones recreativas e infraestructuras de uso público, rutas generales de visita, rutas de interpretación geológica y etnográficas, e información sobre las actividades de ocio en el medio natural que se pueden desarrollar en el Parque.

 
En la planta baja también existe un espacio reservado para el desarrollo de actividades de educación ambiental y para exposiciones temporales.

Los exteriores del Centro cuentan con una zona de aparcamiento y un área ajardinada con una pequeña charca artificial y una senda botánica, anexo a la cual se encuentra el área recreativa de la “Dehesa de Corduente”, equipada con mesas y bancos para la comida campestre y una zona de juegos infantiles.
  
  
 
  
  
 
+ Info
Localización y acceso al centro Dehesa de Corduente
“Sequero de Orea”: un centro para la interpretación de los usos tradicionales en el parque natural del alto tajo
 

 
En octubre de 2006 entró en funcionamiento el Centro de Interpretación “Sequero de Orea”, segundo de los Centros con que cuenta el Parque Natural del Alto Tajo. Este Centro está dedicado a los habitantes del Alto Tajo, que han sabido hacer un uso respetuoso de los recursos que la naturaleza les ha brindado, permitiendo que este maravilloso legado natural llegue hasta nosotros. Su contenido está orientado principalmente a la divulgación e interpretación del patrimonio etnográfico y de los usos tradicionales que se han desarrollado en este espacio natural a lo largo de los tiempos, algunos de los cuales se mantienen activos en nuestros días. Asimismo, en el Centro se divulgan de forma general los valores naturales del Parque en sus diversos aspectos (geología, fauna, vegetación y paisaje), y se dedica un espacio a la información al visitante sobre los recursos que el Parque le ofrece (instalaciones recreativas e infraestructuras de uso público, rutas generales de visita, rutas geológicas y etnográficas, posibilidades para la práctica de deportes y actividades de ocio en el medio natural, etc.).

 
El Centro, con una superficie total de 390 m2 útiles, se ha construido reformando el edificio del antiguo sequero de Orea: una casa forestal situada en el casco urbano de esta localidad. Este edificio contaba con un horno para secar las piñas y extraer los piñones que, posteriormente, eran utilizados en los viveros forestales para la producción de planta destinada a la reforestación de los montes. Los principales materiales utilizados en la construcción han sido la piedra rodeno (arenisca rojiza), el vidrio y la madera laminada de castaño. El edificio ha sido diseñado de forma que reúna las condiciones de accesibilidad para discapacitados.

 
El espacio principal está dedicado a la interpretación de los usos tradicionales en el Parque Natural: a través de paneles, cajas de luz, maquetas y diversas escenografías en que se exponen herramientas y utensilios de valor etnográfico, se divulga la forma en que los habitantes del Alto Tajo han aprovechado los recursos que la naturaleza les ha brindado. Tienen aquí cabida muy diversos usos. Entre los aprovechamientos directamente relacionados con el arbolado figuran los aprovechamientos madereros, de gran importancia en el Alto Tajo dada la gran calidad de la madera de sus bosques, especialmente en las zonas ocupadas por pinares de pino silvestre y laricio; la resinación, actividad especialmente importante en la zona del rodenal, en el sector norte del Parque, donde domina el pino rodeno o resinero; el carboneo, consistente en la producción de carbón vegetal a partir de leñas principalmente de encina, mediante su combustión prácticamente sin oxígeno en las carboneras; o el transporte de la madera por el río Tajo que realizaban los gancheros, desde las zonas de corta hasta las serrerías en Aranjuez. El visitante del Centro tendrá ocasión de ver trozas de pino resinadas junto a paneles en que se describe el proceso de extracción de la resina, o la reproducción de una carbonera junto a esquemas que nos explican el proceso de producción del carbón vegetal.

 
También tienen cabida en el Centro otros usos tradicionales del Alto Tajo, como los aprovechamientos hidráulicos: molinos, serrerías y herrerías que aprovechaban la fuerza de las aguas del río Tajo y sus afluentes, de cuyas edificaciones aún se pueden apreciar numerosos restos en las orillas de estos cursos de agua; la apicultura, más extendida en el sector meridional del Parque, donde el matorral de labiadas es más abundante; la recogida de setas y hongos y, de forma especial, la truficultura, actividad de importancia creciente en el Parque Natural; las salinas de interior, contando con paneles que explican la forma en que se extraía la sal mediante la evaporación del agua en salinas como las de Armallá o Saelices de la Sal, y la gran importancia que esta actividad tuvo en la zona en tiempos pasados; las caleras u hornos en que se producía la cal mediante la deshidratación de la piedra caliza; la agricultura ligada a los fondos de valles y los huertos tradicionales en el entorno de los pueblos y la ganadería extensiva, una actividad muy implantada en la zona donde, hasta tiempos muy recientes, se practicaba la trashumancia conduciendo el ganado en invierno hasta los pastos del Valle de Alcudia o de Sierra Morena (los utensilios de la actividad ganadera que se exponen en el Centro han sido cedidos por antiguos pastores del Alto Tajo); la caza y la pesca y, finalmente, los usos más recientes como el turismo activo en la naturaleza que desde el Parque se intenta potenciar, de forma compatible con la conservación de sus valores naturales, con el objetivo de fomentar un turismo que busque, en su visita, combinar las actividades de ocio con un mejor conocimiento de los valores del Parque Natural. Siempre bajo la máxima de que conocer la naturaleza es un paso previo para valorarla y respetarla.

 
La interpretación y divulgación de los valores naturales del Parque se lleva a cabo a través de un recorrido sensorial por las diversas unidades ambientales o grandes ecosistemas presentes en el Parque Natural. Así, mediante sonidos, texturas, fotografías, textos y maquetas, el visitante realiza un recorrido desde el río hasta las cumbres del Parque, pasando por los bosques, las hoces y las parameras. La vista concluye en la sala de audiovisuales, donde se proyecta un audiovisual sobre el Parque, en el cual se ofrece al visitante una visión general de los valores naturales y el patrimonio etnográfico, histórico y artístico de este espacio natural protegido.

 
El apartado de información al visitante se desarrolla en el espacio de la entrada al edificio, que cuenta con una maqueta del relieve del Parque Natural y paneles con mapas de las instalaciones recreativas e infraestructuras de uso público, rutas generales de visita, rutas de interpretación geológica e información sobre las actividades de ocio en el medio natural que se pueden desarrollar en el Parque.

Ambos centros de interpretación cuentan con personal de atención al público y con monitores para las visitas concertadas de grupos de escolares u otros colectivos. ¡Anímate a conocerlos!.

  
  
 
  
  
 
+ Info
Localización y acceso al centro Sequero de Orea
Rafael Ruiz López de la Cova
Jefe de Servicio de Áreas Protegidas.
Organismo Autónomo Espacios Naturales de Castilla-La Mancha.
  subir  
 
       
©2008. Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural.
Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha