RUTA RECOMENDADA
 
 

El recientemente declarado Parque Natural de la Serranía de Cuenca es un paraíso para aquellos que deseen participar en un encuentro íntimo con la Naturaleza, y conmoverse con la grandiosidad de Gaia en estado puro. No son pocos los bellos paisajes que nos ofrece la Serranía, sorprendiéndonos ocasionalmente con el descubrimiento de caprichos geológicos y emociones inesperadas. Es el caso de “Los Callejones” enclave conquistado con formas imposibles, que nos transportan a cuentos de hadas, y formas de piedra que invitan a volar con la imaginación, para inevitablemente creer en “la magia”.

Estas breves líneas tratan de acercar al lector uno de tantos paseos interesantes con los que la Serranía Conquense cuenta, la “Ruta de las Fuentecillas y Los Callejones” (PR-CU 28).

  
  
 
  
  
 
SENDERO DE "LAS MAJADAS". Ruta de las Fuentecillas y Los Callejones (PR-CU 28)

Cotas: 1200 / 1400 m. Tiempo estimado: 3h 15 min.
Longitud: 12 km. Dificultad: Media-Alta

Se trata de un recorrido circular con inicio y final en Las Majadas, uno de los enclaves más bellos de esta tierra, pequeña y acogedora localidad de unos 400 habitantes situada al norte de la provincia de Cuenca, dónde el tiempo parece que ha parado.

Una vez que el viajero, ha reconocido el lugar y ha podido admirar la interesante parroquia del siglo XVI, dónde son famosos sus exquisitos artesonados, podrá preguntar por el Camino de Valdeasnos donde comenzaremos esta marcha, ideal para disfrutar de una jornada campestre de asueto en la Naturaleza en estado puro.

Siguiendo este camino de partida, atravesaremos El Collado y la Dehesa Boyal, para bordear poco después el prado de la Fuente del Rey. Al llegar a la Fuente de la Fuentecilla, el camino se bifurca en dos, y tomaremos el de la izquierda que es el Camino de Uña a las Fuentecillas.

 
En este punto, el camino se convierte en senda, que a media ladera por el monte de La Solana de Uña, nos llevará a los Huertos de Royo Frío. Desde allí, ascenderemos por la umbría del Picón de Royo Frío hasta alcanzar la parte más alta en Royo Frío, desde donde comenzaremos a disfrutar de espectaculares vistas de hoces y cortados. Una vez allí, y después de un breve descanso, tomaremos el camino de la Finca del Barranco, por la parte alta, viendo nuestro recorrido desde otra perspectiva, para culminar finalmente en el mirador del Peñón del Tío Cogote, lugar privilegiado dónde podremos disfrutar de la placidez del pinar de pino laricio que se extiende ante nosotros, e incluso apreciar algunas de las majestuosas aves rapaces que habitan este enclave.

No es extraño, que en este lugar tengamos que hacer otro alto en el camino para deleitarnos con los tranquilizadores planeos de los buitres leonados y aprovechar momentos únicos de comunión con la naturaleza. Pero una vez repuestos, seguiremos bordeando la muela por la senda que se llevaba hasta el camino de Los Charcos que nos conducirá a Los Callejones. Lugar dónde, gracias al trabajo del viento, el agua y otros elementos naturales que tallaron la piedra caliza como el más delicado y sabio escultor, se descubren caprichosas formaciones cársticas.

Desde allí, continuaremos la senda hasta llegar a La Moratilla y así tomar el camino carretero de la Callada del Pozuelo que nos conducirá al Puntal del Alto de la Peña y por último a Las Majadas, dónde podremos descansar y disfrutar de un merecido almuerzo, después de un paseo único.
 
   
©2019. Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.
Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha