GESTIÓN AMBIENTAL
 
 
El cumplimiento con la legislación, la mejora de imagen, y el compromiso con el desarrollo sostenible, son los motores que invitan a cualquier organización a diseñar e implementar métodos de gestión y control ambientales, que provocan la incorporación de valor a sus procesos.

Las organizaciones son cada vez más conscientes de que el factor ambiental es un condicionante del éxito en sus negocios. Muchas han optado ya por la integración de estándares de gestión ambiental en su gestión general: desde la incorporación de criterios ambientales en los procesos de compra y contrataciones, hasta el análisis de los efectos ambientales de su producto en el mercado o entorno, referidos como externalidades.

Métodos para la identificación, medición, seguimiento y control de esos efectos o externalidades provocan una sistemática de trabajo, con criterios de trabajo como los referidos en el cuadro 1, que revierte en su propio beneficio.

La corrección y control de esos efectos conlleva la adopción de sistemas de trabajo como el propuesto por la Comisión Europea a través de su Reglamento (CE) 761/20011, comúnmente conocido como EMAS (del inglés Eco Management and Audit Scheme).

  
 
Cuadro 1: Criterios ambientales de gestión

Toda empresa, independientemente de su índole o situación debe:

  • Conocer los impactos ambientales derivados de su actividad y saber cómo minimizar los riesgos asociados.


  • Garantizar el control permanente de sus actividades, mediante un conocimiento de los requisitos legales aplicables y compromiso de cumplimiento.


  • Tener una estrategia ambiental y aplicarla a sus productos o servicios.


  • Tener un compromiso ambiental, tanto internamente como de cara al exterior.
Objetivos de EMAS
 
Ante la importancia por parte de las organizaciones de asumir los principios ambientales como valor añadido para potenciar sus productos y servicios, el Reglamento EMAS se contempla como una pieza más para asegurar su gestión ambiental.
Provoca la implementación de una metodología de trabajo que garantiza el respeto de legislación ambiental, con un fuerte componente de interacción de los trabajadores, comunicación y difusión de resultados a la Sociedad.

En definitiva, el Sistema EMAS promueve la mejora del comportamiento ambiental mediante:

  • el establecimiento y la aplicación, por parte de las organizaciones, de sistemas de gestión ambiental


  • la evaluación objetiva y periódica de tales sistemas


  • la formación y participación activa del personal de las organizaciones


  • la información al público y otras partes interesadas
  
  
 
  
  
 
+ Info
Gráfico 1: Reconocimientos EMAS a nivel europeo
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de EMAS Helpdesk de la Comisión Europea. Datos actualizados a 27/07/2008.
¿Cómo se articula actualmente EMAS en las organizaciones?
 
Para obtener el certificado EMAS, el primer paso es revisar la estrategia ambiental teniendo en cuenta todos los aspectos ambientales de las actividades, productos y servicios. Todo queda plasmado en el primer documento requerido por EMAS, como es la Revisión Ambiental Inicial; este primer documento otorga a la Dirección la realidad ambiental de la organización, identificando para cada área de afección una batería de actuaciones que aseguren el cumplimiento legal, disposición y gestión de residuos, control de emisiones a la atmósfera, control de aguas residuales, consumo de recursos naturales, etc. Algunos de los puntos de gestión con los que se enfrenta nuestro equipo de trabajo, va desde la garantía de gestión de residuos (Foto 1), hasta emisiones a la atmósfera (Foto 2).

La aplicación del Reglamento puede darse en organizaciones del sector industrial, como las referidas en fotos anteriores, como en organizaciones de servicios, como empresas de alojamiento y restauración (Fotos 3 y 4), identificando para caso particular los aspectos ambientales asociados a cada uno de sus procesos productivos y de prestación de servicios.

A continuación, las organizaciones establecen un sistema de gestión diseñado conforme la Norma ISO 140012, para alcanzar los diversos objetivos y metas ambientales y evaluar el desempeño de sus procesos con incidencia ambiental, a través de un sistema de medición a través de indicadores ambientales.

Una vez implantado, una auditoría ambiental externa e independiente garantiza que cumpla las políticas de la organización y la normativa ambiental pertinente.

Por último, se elabora una Declaración Ambiental que, haciéndose pública, compara los resultados ambientales obtenidos con los objetivos iniciales, y que propone cómo se puede seguir mejorando. Este informe se verifica de forma independiente por un organismo acreditado, que validará el documento para su registro ante el órgano competente de la Administración.

Es por ello, que EMAS queda configurado como una herramienta de Excelencia Ambiental en la gestión, fundamentalmente por el cumplimiento de tres criterios:

La adhesión a EMAS es de carácter voluntario.
Se adquiere un compromiso de mejora continua.
Los resultados validados están a disposición del público en general.

Cabe reseñar que una organización cuando opera en el marco de un sistema de gestión ambiental y reconocido por EMAS, no debería ser considerada tanto como “una empresa ecológica”, simplemente es una entidad con unos objetivos ambientales, una planificación y unos recursos para su consecución, todo ello en el más absoluto respecto y evidencia de cumplimiento con la legislación ambiental.

Es con esta filosofía, donde se integra el equipo de trabajo de SUMMA QUALITAS, aplicando sistemas de gestión particularizados a la realidad de cualquier organización que desea su reconocimiento en el marco EMAS.

  
  
 
  
  
 
+ Info
Gráfico 2: Evolución de EMAS en Europa
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de EMAS Helpdesk de la Comisión Europea. Datos actualizados a 27/07/2008.

  
  
 
  
  
 
+ Info
Gráfico 3: Evolución de organizaciones EMAS en España
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de EMAS Helpdesk de la Comisión Europea y Ministerio de Medio Ambiente. Datos actualizados a 27/07/2008.
¿Cómo queda reconocida la adhesión?
 
Como indicado anteriormente, los organismos competentes son los responsables del registro de las organizaciones que voluntariamente deciden adherirse al mismo (se pueden registrar varios centros de una sola organización), para lo que se debe presentar las declaraciones ambientales validadas.

Estos organismos competentes son asignados por las Comunidades Autónomas, quedando en el caso de Castilla-la Mancha las competencias atribuidas a la Dirección General de Evaluación Ambiental.

Por su parte, compete a la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC)3, acreditar verificadores ambientales independientes que puedan validar las declaraciones ambientales y, en su caso, certificar sistemas de gestión ambiental conforme ISO 14001. Pudiendo optar a ambos reconocimientos a la vez, suponiendo simplificación en el proceso técnico.
Ventajas de su aplicación. Aceptación y reconocimiento de EMAS
 
Área de prestación del servicio Salones Prado del Arca
 
El Sistema EMAS puede parecer más burocrático que práctico, pero ya está teniendo importantes repercusiones en sus resultados respecto al comportamiento ambiental de las organizaciones.

De hecho, fue la propia Comisión Europea la que se sumó a finales de año pasado a las más de 3.000 organizaciones adheridas a esta herramienta.

En esta línea, EMAS provocó en la Comisión Europea un mejor comportamiento ambiental en las cuatro Direcciones Generales donde queda implementado de momento, conllevando hasta una reducción del 4% de las emisiones de CO2 procedentes de los edificios, una reducción del 12% de la cantidad de papel utilizado por los empleados; todo ello favorecido por la aplicación de buenas prácticas que van desde el consumo responsable energético en las instalaciones, hasta el uso de vehículo de forma racional, logrando, entre otros, un ahorro de hasta 500.000 € sólo en tóner y papel.

Entre otras, podemos hablar de ventajas, tales como las referidas en el Cuadro 2.

  
 
Cuadro 2: Ventajas en la aplicación de EMAS

  • Cumplimiento de la normativa vigente: evitar sanciones económicas.


  • Reducción de costes de producción: ahorro materias primas, ahorro energético, consumos, reducción de residuos.


  • Fomenta el concepto de Mejora Continua y la implicación de todos los miembros, centrándose en la satisfacción tanto del cliente interno como del externo.


  • Reducción de riesgos ambientales: con su repercusión directa en pólizas de seguros de responsabilidad civil ambiental.


  • Los operadores obligados a disponer de una Garantía Financiera, conforme la reciente Ley de Responsabilidad Ambiental, cuya actividad sea susceptible de ocasionar daños cuya reparación se evalúe por una cantidad comprendida entre 300.000 y 2.000.000 de euros, quedarán exentos de dicha obligación en el caso de estar certificados en ISO 14001 o EMAS.


  • Además por EMAS, obtener el reconocimiento ante un registro avalado por la Administración Pública y posicionamiento favorecedor ante esta en nuestro sector.


  • Las organizaciones que presenten un sistema de gestión ambiental certificado o reconocido por ISO 14001 o EMAS podrán obtener por parte de la Comunidad Autónoma donde operen normas que simplifiquen los mecanismos de comprobación del cumplimiento de las obligaciones derivadas de la autorización ambiental integrada, así como la tramitación de la correspondiente solicitud de autorización o de adaptación y sucesivas modificaciones.


Así también, lo atestigua la propia Cámara de Comercio de Toledo, quien en el año 2006 decide su adhesión a EMAS con un doble objetivo:

  • Interno: “Contribuir a reducir los gastos corrientes y de consumo de la Cámara, mejorando de forma notable su comportamiento con el medio ambiente, tratando adecuadamente aquellos aspectos con un impacto asociado en el entorno (separación de residuos sólidos, tratamiento de residuos peligrosos, aprovechamiento eficiente de recursos naturales, formación interna, ….)”


  • Externo: como fomento del mismo en la provincia de Toledo. En esta línea, a partir del proyecto liderado por Cámara y con la participación del equipo de SUMMA QUALITAS, durante el año 2007 es un grupo de empresas del sector de turismo quienes quedan reconocidas bajo el paraguas de EMAS, a través del proyecto denominado EMAS TUR.
A través del citado proyecto en 2007 se suman al grupo de organizaciones reconocidas por EMAS los centros del Hotel Ebora y Salones Prado del Arca en Talavera de la Reina y los Hoteles de San Juan de los Reyes y Pintor el Greco y Casona de la Reyna de Toledo, que junto a los centros de Cámara prácticamente duplican el número de centros de trabajo reconocidos en Castilla-la Mancha por EMAS en ese período de tiempo

Podemos concluir afirmando la evolución en el reconocimiento que esta herramienta de trabajo tiene en la actualidad. En diferentes niveles, desde el europeo de tener en 2000 3.797 organizaciones hasta la actualidad de 4.132; y nivel de España de 103 centros registrados en el 2000, a 1.001 en la actualidad. La evolución pudo lograrse en parte también por la flexibilidad que se dio al propio Reglamento a partir de 2001, para que organizaciones del sector servicios pudieran adherirse al mismo, dado que hasta entonces sólo estaba reconocido para el sector industrial. Se adjuntan gráficos 1, 2 y 3 de situación de EMAS en diferentes niveles.

Asimismo, la evolución experimentada en Castilla-la Mancha es notoria, pudiendo hablar de una Sociedad preocupada, concienciada y fuertemente involucrada en una tendencia creciente hacia la sostenibilidad desde el análisis de nuestros propios procesos industriales y de servicios, donde prácticamente en los dos últimos años se ha duplicado en número de centros de trabajo reconocidos por EMAS.

Desde los diferentes vectores socioeconómicos se debe velar por la aplicación paulatina de estos criterios ambientales, como los propugnados por el Reglamento EMAS, a fin de conseguir un desarrollo sostenible en perfecta sintonía con nuestro entorno.
Arturo García
Director. Summa Qualitas Consultores, S.A.
www.summaqualitas.com
 
   
©2019. Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.
Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha