Edición on-line
inicio     buscar artículo     política de privacidad     créditos     contactar
 
 
 
 
en este número
Relación de contenidos
   
 
  Acceda a los artículos publicados en el último número a través de este menú.
EDITORIAL
FUENTES Y MANANTIALES
AVANCE DEL PROYECTO ECOCERÁMICA
EL ABEDULAR DE RÍOFRÍO
FUENTE DE LAS TABLAS
PARQUES Y JARDINES URBANOS
BREVES
 
 
buscar en este número
Buscador avanzado
 
Buscar palabras o frases o autores solo en este número de revista.
  buscar  
 
 
artículos más vistos
Artículos más visitados
 
  Acceda a los artículos más vistos de todos los números publicados.
PARQUES Y JARDINES URBANOS
Revista número: 16
Autor: Pedro M. López Medina
EDITORIAL
Revista número: 25
EL PITÓN VOLCÁNICO DE CANCARIX
Revista número: 21
Autor: Mª Elena Gómez Sánchez
 
 
  EDUCACIÓN AMBIENTAL
 
 
Versión imprimible   Enviar a un amigo
 

El Albergue “Fuente de las Tablas”, construido en el paraje del mismo nombre por la Diputación Provincial de Cuenca, en el monte público 111 denominado Fuencaliente -en terrenos cedidos para este fin por el Ayuntamiento de Cuenca- fue inaugurado en el mes de mayo de 2002 por Luis Muelas Lozano, el anterior presidente de la Diputación conquense. Finalizaba así un largo camino, casualmente emprendido diez años antes con gran ilusión por el mismo Luis Muelas, que ostentaba en aquella legislatura el cargo de Diputado de obras provinciales.

 
Esta ubicación le hace estar incluido en el recientemente declarado Parque Natural de la Serranía de Cuenca. El Albergue presenta unas infraestructuras de alta calidad, que unidas al desarrollo de una acertada planificación de actividades, está permitiendo la formación y sensibilización de los usuarios en el área de conocimiento del entorno. Esta pequeña pero intensa trayectoria de cinco años está resultando ser una verdadera puerta abierta al medio natural para los habitantes de Castilla-La Mancha.

En esta zona confluyen muchos factores que se transforman en recursos didácticos, permitiendo utilizar la naturaleza como una verdadera aula formativa. En sus aledaños se pueden encontrar ecosistemas variados con bosques, ríos, pantanos, pequeños humedales, y elementos del relieve como cantiles y muelas. Unido a un rico paisaje vegetal, que integra diversos tipos de pinos (laricio, albar y rodeno), además de encinas, quejigos, sabinas, etc… Todo ello determina la presencia de una gran riqueza faunística: se pueden observar ciervos, corzos, jabalíes y gamos. Distintas rapaces, buitre leonado, halcón peregrino, chova piquirroja, alcotán, etc... También mamíferos como el zorro, tejón, euros incluso alguna nutria, y aves forestales como el herrerillo, agateador, picapinos, etc.

El Alberque está rodeado de alturas como Monteagudillo, Cabeza Gorda y La Modorra, que sirven de referencia y de observatorio para explicar los fenómenos geológicos y ecológicos que caracterizan la zona.

 
Los programas de estancia que se están ofertando en el Albergue son muchos y variados, y están dirigidos, fundamentalmente, a los escolares de la provincia de Cuenca y de Castilla-La Mancha, pero también da respuesta a necesidades de entidades sin ánimo de lucro de la región y del resto del Estado.

Las estancias incluyen un amplio espectro de actividades medioambientales, con talleres diversos de conocimiento de especies botánicas, fauna de la zona, geología, reciclaje de materiales, etc. Así como actividades deportivas al aire libre, como senderismo, tiro con arco, escalada, rutas en bicicleta, orientación, piragüismo, o espeleología, entre otras. Además de la realización de todo tipo de juegos y actividades recreativas y socioculturales de animación. Y todo ello, para cumplir el objetivo de vivir la naturaleza de forma divertida, y conseguir con ello que la valoren y que quienes visiten el Albergue se conviertan en verdaderos defensores del medio ambiente.

El edificio es muy amplio, y cuenta con una buena dotación, organizada en dos plantas. En la planta baja se encuentran la recepción, vivienda del guarda, aseos públicos, enfermería, almacenes, administración, aula, sala de juegos, autoservicio, comedor y cocina. Y en la primera planta se encuentran las habitaciones (66 plazas repartidas en 2 dobles, 2 triples y 14 cuádruples) todas ellas con baño; además, hay una zona de estar, almacenes de lencería y un gran salón.

Un antiguo edificio anexo, que fue realizado con la finalidad de servir de aseos y duchas para los campamentos de verano que se realizaban en el pasado por distintas entidades privadas, fue remodelado y ahora tiene como fin servir de almacén de materiales y de aseos para las actividades de exterior. También se cuenta con una pista polideportiva, y con un almacén de piraguas en la orilla del embalse.


La Diputación, a través de su Servicio de Deportes, gestiona una amplia oferta de programas. Principalmente se orienta hacia los escolares de Primaria, Secundaria y Bachillerato, con estancias de uno a cinco días, de lunes a viernes durante el curso escolar. Los fines de semana se facilita a grupos de diversas Asociaciones y entidades sin ánimo de lucro, y en verano se organizan campamentos, en turnos de 10 días, para niños-as de edades comprendidas entre los 8 y los 15 años. Toda la información y gestiones se pueden realizar a través de la página www.dipucuenca.es

El Albergue permite además, gracias a su estructura, la realización de diferentes cursos de formación, congresos y jornadas de diferentes temas.

Todos los programas tienen una gran demanda, como lo atestigua la lista de espera que se produce habitualmente, sobre todo en las estancias de fin de semana y campamentos estivales. Lo que representa un gran número de usuarios anual, que sobrepasa ampliamente los 4000.

La colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural es muy cercana, y no sólo por la información y supervisión que sobre todos los aspectos que se deben tener en cuenta en una infraestructura de estas características, sino por la cercanía de la BRIF (Brigada para Refuerzo de Incendios Forestales), situada a menos de cuatro kilómetros del Albergue, en el denominado Prado de los Esquiladores. Y, como no podía ser de otra manera, tratamos de que esa vecindad sirva de nexo de unión entre los que trabajan por cuidar el monte y los que se educan para hacerlo. Por eso, en verano es fácil ver a los jóvenes de la brigada realizando algún curso teórico en el Albergue, o a los niños y niñas de nuestros campamentos subidos en uno de los helicópteros, boquiabiertos, con un casco de seguridad, escuchando a los técnicos la forma de controlar y apagar esos incendios que tan dañinos resultan para la Naturaleza.


La inclusión del Albergue en el Parque Natural nos llena de satisfacción, pues sin duda representa un enorme progreso para la protección de toda la zona, y nos adentra en una nueva e ilusionante etapa que nos permitirá seguir avanzando en la educación en el medio ambiente, y nos exigirá lo mejor de todos los que, por fortuna, tenemos la responsabilidad de trabajar por la Naturaleza.
Juan Ignacio Lillo Pérez
Jefe Servicio Deportes. Diputación Provincial de Cuenca
  subir  
 
       
©2008. Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural.
Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha